19.8.10

Encuentro (casual)

Aquel día por mucho que intentaba concentrarse en aquellos papeles, algo se lo impedía. Además del cansancio acumulado durante días se sentía inquieta y el café cargado no la ayudaba precisamente. Se quitó las gafas y se pasó las manos por el pelo intentando despejarse la mente.
-Quizás un buen desayuno te ayude.
Levantó sorprendida la cabeza y su mirada se encontró con la de un joven sonriente y jovial. Portaba una bendeja con tostadas, zumo y más café. Tampoco se le pasó por alto el detalle de la rosa, perfectamente postrada sobre una servilleta.
-Soy Lucas - inquirió el muchacho mientras comenzaba a disponer las cosas sobre la mesa evitando el desordenado papeleo de ella, trabajo extra en su hora de descanso.
-Pero yo no.. - comenzó ella titubeante. Miró hacia el fondo del local. Pedro, el dueño, parecía tranquilo manteniendo una agradable charla con unos clientes, al percibir la mirada de ella le sonrió y le guiñó un ojo en un intento de tranquilizarla. Marina frunció la frente y miró decidida al muchacho que en ese mismo momento se estaba sentando en su mesa. - No te pedido esto y además..
-Pero yo sí - la interrumpió él resuelto mientras le tendía la rosa. - En vez de discutir sobre lo caradura que soy, ¿por qué no aceptas esto como un obsequio y te relajas aunque sea durante media hora? ¿O es que nunca te relajas? - inquirió divertido mientras la escrutaba con los ojos entrecerrados.
Marina estaba perpleja, pero se sintió hechizada por aquella mirada. Pensó algó para sí misma, y acabó sonriendo a su pesar.

11 comentarios:

Ħαррy єyєs dijo...

Vale la pena sonreir!

Un buen desayuno hace milagros!! jeje
y también creo que nunca me relajo...

Besitossss

Ħαррy єyєs dijo...

que curioso lo de los dibujos. Porque no publicas alguno en tu blog? ejejje. La verdad que eso relaja, yo he estado viendo capitulos de Anatomia de Grey :)

Ricardo J. Román dijo...

Si algo me llamó poderosamente la atención fue el nombre de tu blog. Me gustó leerte y voy a seguirte.

Saludos!

Violetcarsons dijo...

:-)

Hola. Violetcarsons.


Y perdí mi nombre, por confiar en las sombras, por adherirme a recuerdos, por ser débil ante las situaciones que se han presentado sin avisar en mi vida, por intentar autoconvencerme de necesitar una ayuda que nunca ha llegado, por caminar sin mover tan siquiera los pies del suelo...

Violetcarsons dijo...

Por cierto, muchas gracias por tu comentario, me hizo ilusión...

¿Qué tal todo?

Violetcarsons.

evita dijo...

Siempre he creído que conocería al amor de mi vida en un desayuno, mira tú por dónde.

POP dijo...

Ains que lindo!
Las sonrisas vienen cuando menos lo esperas :)

kayako saeki dijo...

Este relato me a dejado justo con esa sonrisa en la cara, como la ke imagino en el rostro de ella...

Es muy bonito...

Encuentro sí, pero eso de casual... no sé, no creo mucho en las casualidades sino en las causalidades... En lo ke proyectamos a la realidad y ésta nos devuelve en forma de casualidad...
Creo ke ella había estado pensando y deseando ke él (sin conocerlo) apareciera... y apareció!

besos.... te sigo

Bloody Kisses dijo...

Hola! Muy buenos tus escritos! Me encantó este encuentro, y es verdad que a veces no nos damos un tiempo para relajarnos... Muy gráfico, genial.
Los dibujos son tuyos? Muy interesantes, por cierto...

Sigo recorriendo tu blog.
Kisses!

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

no deja de sorprenderme tu espacio...

La niña que escribió un sueño dijo...

Intuyo un nuevo amor :)
Que sonría que ya hay muchas penas en el mundo.

Un besito color púrpura